Como limpiar la cachimba

Como limpiar la cachimba

Seguro que en más de una ocasión, después de una sesión de hookah, la has dejado sin limpiar por pereza o por no saber cómo limpiar la cachimba. Ha pasado día e incluso más, y es en la próxima sesión cuando comprobamos que algo no va bien.

La cachimba no tiene el sabor que tendría que tener o tiene un olor desagradable, ¿verdad?. O quizás observamos que en el fondo de la base hay una sustancia blanca. Esto es cal que se ha acumulado por no limpiarla correctamente y a tiempo.

Estos son signos que nos indican que es hora de limpiar a fondo nuestra cachimba.

Aunque bien, si somos fumadores habituales y hacemos uso de nuestra cachimba varias veces a la semana, no es necesario que sigamos todos estos pasos cada vez que vamos a limpiarla.

Estos pasos aconsejamos seguirlos en situaciones como la expuesta anteriormente, y en todo caso, cada 15 días.

Lo que sí es imprescindible es que después de cada sesión vaciemos el agua de la cachimba, aclaremos y dejemos secar todas las piezas.

Antes de todo, es importante saber con qué material está fabricada nuestra hookah. El más utilizado actualmente en las mejores marcas de cachimbas es el acero inoxidable.

En cachimbas tradicionales los más usados son otros como el latón o cobre. En estos últimos la aparición de óxido y cal es algo muy frecuente. Para evitarlo debemos asegurarnos de que todas las piezas queden bien secas tras su limpieza.

¿Qué necesitamos para limpiar la cachimba?

Como limpiar la cachimba. Juego de cepillos.
Como limpiar la shisha. Spray limpiador

Para poder limpiar bien una cachimba es importante tener las herramientas necesarias. Te recomendamos un juego de cepillos limpiadores para acceder a todos los rincones de la shisha como el que puedes ver en la imagen.

También es altamente recomendable utilizar un spray limpiador para cachimbas. Este spray desincrusta toda la suciedad que se pegue a las piezas de la shisha.

Ahora vamos a ver paso a paso cómo limpiar nuestra cachimba.

Como limpiar el mástil y la vasija

En primer lugar desmontamos nuestra cachimba y separamos todas las partes.
Para la correcta limpieza del cuerpo o mástil es aconsejable utilizar un cepillo limpiador y un

Estos limpiadores vienen en formato pulverizador o spray. Eliminan todos los residuos e incrustaciones sin dejar sabor.

Empezaremos pulverizando un par de veces en el interior del mástil. Después, dejamos actuar unos minutos e introducimos un cepillo para cachimbas frotando el interior enérgicamente para que se desprenda toda la sucidedad.

Tras este paso enjuagamos bien. Ahora repetiremos la misma acción con el tubo de inmersión.

Continuamos aclarando bien con agua el resto de piezas. Debemos tener especial cuidado con purgas y roscas, ya que tienden a oxidarse. Esto no pasa con cachimbas de calidad fabricadas en aluminio o en acero inoxidable.

Para la vasija o base, utilizamos el líquido limpiador para cachimbas y otro cepillo algo más grueso para pueda limpiar el interior de la vasija con efectividad.

Si no disponemos de limpiador o no queremos gastar nuestro dinero, un sustituto muy válido es el bicarbonato sódico.

Cepillo grande de 11 cm de diámetro.

Cómo limpiar la manguera y la cazoleta

Tal vez consideremos que la limpieza de la manguera es algo prescindible. En ese caso estamos equivocados. La manguera es por donde inspiramos el humo de nuestra shisha, por lo que sobran palabras para explicar por qué es la parte más importante.

Es aconsejable limpiar correctamente después de cada uso. Te explicamos cómo:

En primer lugar, antes de utilizar agua, soplamos bien la manguera para que no quede ningún resto.

Seguidamente, por un extremo de la manguera introducimos el agua. Taponamos con los dedos ambos extremos durante unos segundos con el fin de retener el agua y después la expulsamos.

Podemos soplar con fuerza una vez más para asegurarnos de que se vacía completamente de agua. Es recomendable repetir esta acción varias veces para garantizar su limpieza.

Una vez limpia, dejar escurrir en la posición adecuada para que no se quede nada de agua dentro de la manguera.

Ahora solo nos falta limpiar la cazoleta, esta la podemos limpiar con cualquier lavavajillas y un estropajo. Después aclararemos bien para que no quede ningún resto de jabón.

Esperamos que este artículo te haya sido de ayuda a la hora de limpiar tu cachimba. Si tienes alguna duda puedes dejar un comentario más abajo. Estaremos encantados de responderte.

 

¿Te ha parecido útil este artículo?

Puntuación media: 0 / 5. Votos totales: 0



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *